Limpiar y desinfectar brochas y pinceles de maquillaje

¿Sabes que si no cuidas tus brochas, además de estropearse pueden provocarte un brote de acné, entre otras alteraciones de la piel?

He querido iniciar el blog con un tema que parece muy básico y que todas las usuarias del maquillaje deberíamos saber  pero aun así me sorprende mucho la cantidad de personas que me dicen que no lo sabían o que no saben cómo hacerlo, o que vienen a los cursos con un neceser milenario dónde han ido acumulando producto que no usan acompañado de las brochas que no han limpiado en años.

De nada sirve tener productos de calidad si los aplicamos con herramientas que no están cuidadas y desinfectadas.

Como profesional del maquillaje para mí es un paso esencial desinfectarlas antes de pasar al rostro de otra persona, pero igual de importante debe ser para un uso personal.

Lo ideal es desinfectar las brochas cada día y al menos una vez a la semana (depende de la frecuencia con la que las utilicemos) lavarlas con agua y jabón.

Para limpiar las brochas de una manera muy rápida, porque la necesitamos para un uso inmediato lo que utilizo es el limpiador de brochas de MAC o el de MakeupForever.

En el caso del de MAC siempre cambio el envase para tener pulverizador.

El de MakeupForever viene ya lo trae en su envase.

También lo que suelo utilizar es el Changer de  The Brush Tools. Es una esponja porosa, que viene dentro de una latita. Al pasar el pincel sobre esta esponja, retira el pigmento que se ha quedado en la brocha, y así podemos utilizar esta brocha inmediatamente para otra sombra.

Estos productos vienen muy bien para cuando necesitamos usar en ese mismo momento la brocha o pincel, pero de ninguna manera debe ser este el modo habitual de limpieza. Para garantizarnos una correcta desinfección y retirar todo el producto que se queda en la brocha, la mejor forma, para mi, es utilizar agua y jabón natural.

Estos son los productos que yo utilizo:

Pastilla de Jabón (las que están hechas a base de algún tipo de aceite funcionan mejor)

Alcohol Isopropilico (Más suave que el alcohol de heridas)

Guante o molde de silicona

Toalla

Vaselina.

Lo más importante a la hora de lavarlas es tener en cuenta la dirección del pelo de la brocha e intentar no mojar el mango.

En la viruela de las brochas es dónde está el adhesivo que sujeta el pelo, si el agua pasa por dentro, poco a poco se irá deshaciendo el pegamento y las brochas perderán el pelo. 

Mi modo de hacerlo es el siguiente: Mojo con agua el pelo de la brocha, a continuación paso la brocha por la pastilla de jabón y froto suavemente siguiendo la dirección del pelo, no hay que chafarla ni apretar. Seguidamente deslizo la brocha por el molde de silicona dejando que el agua retire el jabón. Si es necesario repito una vez más los mismos pasos.

Cuando la brocha esté limpia de producto y de jabón,  retiramos el exceso de agua con una toalla.

A continuación, en mi caso, para asegurarme una correcta limpieza, rocío sobre las brochas alcohol isopropílico.

Es muy importante que durante todo el proceso mantengamos la brocha en horizontal, con el pelo hacia abajo.

A la hora de dejar que se sequen, para seguir manteniendo la pos

ición del pelo hacia abajo, lo que hago es doblar la toalla por un extremo y dejarlas de la siguiente manera:

Depende del tiempo que haga, tardarán más o menos en secarse, por lo general yo las dejo un día. Las brochas de pelo sintético tardarán mucho menos y las grandes de pelo natural tardarán más.

Para que no se deforme el pelo, en las brochas grandes, coloco una malla protectora y en el caso de los pinceles de precisión y de labios, les aplico vaselina a favor del pelo, para mantenerlo cerrado.

¿Cómo limpiáis vosotrxs las borchas?

¡Espero que os haya sido de utilidad!

ANNA

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *